Friday, September 22, 2017

No pesó las cebollas?


Antes el perro rubio me abandonó eligiendo a su antigua dueña
como yo minutos antes había hecho con mi amigo

No se preocupe mijita, yo me encargo

Para ser engullido por la luz y desaparecer hacia el infinito

Caminaba con dificultad usando mi bastón mientras cargaba la bolsa de pan con hallullas recién salidas del horno y con la otra mano me comía una empanada conduciendo alegremente mi limitación neurológica

Todo esto ocurría cuando el haz ultravioleta iluminaba con un brillo especial a las 17:02 horas

Saturday, September 16, 2017

Qué estas pensando y sintiendo

dijiste un día

quise responder pero me di cuenta que no podría
encontrar las palabras precisas

esa sensación de incertidumbre y la distancia
casi puedo escribirlas pero no son tangibles

esa sensación de llorar y no tener tu hombro

y la confianza

Si te decepciono me estoy decepcionando

a mí mismo

el sonido del oboe

me llevó a uno de los primeros conciertos

dónde todo se veía más grande

a través de los ojos de mi hermano pequeño

mientras me tomaba la mano

Pude contemplar el amor verdadero

caminando con los primeros suspiros del amanecer

Durmiendo en un desgastado saco plástico a la intemperie
con hematomas faciales, golpeado, la nariz deformada

Ella velaba su sueño concentrada
Él la completaba en el vacío

Algunos tienen problemas más importantes
que decidir si comer una empanada o no

Sunday, September 10, 2017

Beber para intentar evadir el vacío

leer un libro de poemas, emocionarse
despertar por la mañana
y notar los calzoncillos cagados

Saturday, August 26, 2017

Nunca olvido (un título) imposible de olvidar

A veces beber con el amigo correcto produce una modificación en el entrelazamiento cuántico de la mirada contemplativa de esos perros siberianos mantenidos en un espacio reducido del patio cercado de una casa mientras el camino anhela volver al origen para reparar el espíritu quebrado desde el pulso vital al que fueron conducidos por la selección del tiempo hace 35 mil años.
La tercera pizza fue empacada para llevar según el pedido que constaba en el registro y mientras el repartidor que equivocadamente tomó el envío por otro camino no tan anhelado para volver al origen de la bifurcación no notó que un árbol se cayó el mismo día de la virgen matando 11 personas en el país europeo mientras la mirada contemplativa de malas decisiones comunes propiciaron el vuelo de otras aves en la ilusión de los enanos y hay muchos enanos en este instante pero no de estatura, sino de corazón. Recordar significa volver a pasar por el corazón
A veces beber con el amigo correcto hace recordar que cerca de la estación de trenes esa señora por las constantes burlas de los curiosos y mierdecillas, corrigió Sambuches por Sandwiches.
Después comenzó a empujar con esfuerzo el carrito en los sueños de un guardia cuya vida insistía en pasar mientras no había nada que guardar. Antes que llegara el cocker-mestizo con enseñanzas para su vida, dejó de comprar churrascos dónde la chica que tenía ovarios multiquísticos luego de un extraño episodio de sincronía temporal poco afortunado. 
No estoy seguro qué acaba de ocurrir en el proceso de escritura en este momento aunque, pasar por el corazón insta a luchar contra la oscuridad y luchar contra la oscuridad es luchar contra uno mismo. 
La apoteosis cósmica desaparece más rápido que la salvia me dijo, cuando impulsada por los comentarios de corte burlesco de varios transeúntes, comenzó a borrar el pizarrón colgado en el antiguo carrito de supermercado, para mejorar la ortografía con la seguridad de que madurar, es aceptar que todo cambia.

Thursday, July 20, 2017

Los inciertos caminos del melatonio (o la disparidad de los caídos)

Comenzó una lección el profesor afanado por la posible jubilación y hastiado por las miradas de los recién llegados alumnos que sinceramente no podrían dar más que ascopena.
Él les dijo: (∂ + m) ψ = 0
Pese a toda la simbiosis que podría producir la ecuación (al menos en sus ojos de profesor cansado y ansioso por la posible jubilación y perturbado por el corte de pelo de la gran mayoría de los recién llegados alumnos que sinceramente no podrían dar más que ascopena) ninguno de ellos hizo algún tipo de algo (sutilmente) parecido a una respuesta dada por el real entendimiento...
Uno de los varios alumnos generalizadamente descritos hasta el momento había estado desarrollando un nuevo concepto determinado en parte por los caminos del AñoUniversal 1.
Antes que pudiera entonar algo parecido a su nombre fue llamado por el profesor amargado por la posible jubilación y transformado por la inexistente iniciativa de los recién llegados alumnos que sinceramente no podrían dar más que ascopena.
Todos los presentes se encontraron expectantes y algo excitados como puede ser esperable cuando recién se comienza la vida de estudios superiores antes que todo el puterío y los errores de comunicación terminen con los anhelos de varios de los candidatos (al menos esa generación terminaría en un accidente de bus), sin embargo en ese preciso instante algo mágico vendría a confirmar que siempre se puede estar peor (a menos que toda una generación termine en un accidente de bus) por lo que en ese día muchos agradecieron no tener que subir al escenario para interactuar con aquel profesor ensimismado por la posible jubilación y encolerizado por el odor de los recién llegados alumnos que sinceramente no podrían dar más que ascopena.
Él le dijo: (∂ + m) ψ = 0
Varios años antes este joven llamado sin poder entonar algo parecido a su nombre había estado efectivamente entonando otra cosa: una de las melodías de la creación de los primeros coros celestiales; el tiempo y los condicionamientos parentales ambivalentes se encargaron de que olvidase varias de las partes y simbolismos esenciales.
Un caballo en sus quince años de edad (según el acta de nacimiento) asomó su cabeza por una de las ventanas del aula que se encontraba abierta en ese momento ya que la temperatura súbitamente había ascendido de forma (in)sospechada luego del llamado del profesor mortificado por su posible jubilación y transpirado como nunca por la falta de oxígeno que era consumido por los recién llegados alumnos que sinceramente no podrían dar más que ascopena.
El animal en cuestión todavía recordaba en la profundidad de su hipocampo el rostro de su único compañero humano que un día se había marchado lejos para iniciar los estudios superiores. Transcurrieron días largos y tediosos dónde la amistad que los había unido no podía ser percibida en los caminos que recorría cercanos a su perímetro por lo que…
Cuando el joven llamado sin poder entonar algo parecido a su nombre se disponía a responder a la ecuación, el caballo lo reconoció en el acto y entonó (antes que su contraparte humana pudiera entonar algo parecido a su nombre) un fuerte y profundo relincho que activó un área de su memoria que había estado bloqueada por los condicionamientos parentales ambivalentes.
Él entonó: (∂ + m) ψ = 0
Sin aviso cada uno de los ladrillos que constituían el cuerpo de los golems recién llegados (y que tomarían un bus más adelante) vibró entre los presentes atónitos por la entonación perfecta de la melodía primigenia del coro celestial olvidada por los condicionamiento parentales ambivalentes del joven que no había logrado entonar algo parecido a su nombre con la memoria activada por el reencuentro con la amistad iniciada en el camino de la infancia e hizo que el profesor alquimista sonriese completamente con certeza a la inminente jubilación y sólo tuviera gratitud frente a los recién llegados alumnos que sinceramente iniciaban un nuevo camino.

Thursday, July 13, 2017

El regreso del manjar (o algo huele raro)

una de las donas más ricas y grasientas que he comido son las que se encuentran en esa panadería dónde el lector de campos electromagnéticos se volvía loco. Una tarde después de varios meses de camino a mi casa pasé a comprar una de manjar. La señora que estaba adelante mío para pagar en la caja olía a todo lo qué significa ser humano y mostraba, a todos los valientes que se permitiesen contemplar, la marraqueta. Supongo que para estar en sintonía con el concepto temático del local.

Wednesday, July 12, 2017

Porque a veces me pierdo en mis propias inseguridades (o el tour de Francia)

A lo lejos se escuchaban alaridos de sufrimiento

Algunos miraban con curiosidad
Otros preferían las vitrinas

Pasaron algunos minutos

Una octogenaria en silla de ruedas con lentes de sol
llevada por su hija en dirección al baño

Dos encargados de aseo salen al pasillo y conversan

Yo no voy a limpiar ahí
Luego algo de yupie me toca

Siguen los gritos adentro
Se retira de la misma manera cómo llegó

Todo esto mientras tomo mi helado (y almuerzo)